Módulo I. El Estrés.

Objetivo: Conocer qué es el estrés, sus tipos, causas, fases y consecuencias.

  • ¿Qué es el estrés?
  • Tipos de estrés.
  • Agentes estresores.
  • Causas del estrés.
  • Fases de reacción al estrés.
  • Síntomas de estrés.

¿Qué es el Estrés?

El término estrés proviene de la física y se refiere a la fuerza que se necesita aplicar a un objeto para deformarlo o romperlo. Es decir, que el estrés se produce porque hay tensión producida por una fuerza externa.

Cuando este concepto se aplica a las personas, esta forma de interpretar el estrés nos coloca como entes pasivos, recibidores de un estrés que viene de afuera, cuando en realidad, el problema no está en las circunstancias externas sino en nuestra reacción ante ellas. Esto significa que la sensación de estrés proviene de nosotros mismos.

Una situación es estresante cuando implica demandas fuertes para el individuo, que son interpretadas como agresivas y pueden agotar sus recursos de afrontamiento.

El fisiólogo Hans Selye fue quien introdujo el término estrés y lo caracterizó como una respuesta, generalizada, del organismo (fisiológica) que se produce frente a un estímulo o agente agresor o estresor.

El concepto de estrés se resume en un conjunto de reacciones fisiológicas y psicológicas que experimenta el organismo cuando se le somete a fuertes demandas. Hoy en día el estrés se ha intentado definir tomando en cuenta tres factores que son interactivos.

Te invitamos a escuchar el siguiente audio, en el cual ejemplificaremos cómo funciona el ciclo de Estímulo – Reacción – Interacción que más abajo explicamos. Enciende tus parlantes o conecta tus audífonos.

Situaciones Estresantes de Origen Interno

Un estímulo externo que es el agente estresante capaz de provocar una reacción o respuesta por parte del organismo. 

Una reacción por parte del individuo sobre el que actúa el agente, que puede evidenciarse en cambios conductuales, fisiológicos y otras reacciones emocionales en el individuo.

Esta reacción se origina de la evaluación cognitiva que hace la persona. Hay una valoración de la situación dónde se estiman las consecuencias negativas que se pueden desencadenar. Si el resultado de la valoración es que sus intereses están en peligro y sus recursos para afrontar son escasos, se produce una reacción de estrés (distrés). Mientras continúe la situación se hacen re-evaluaciones posteriores de las consecuencias y de los recursos de afrontamiento, por lo cual puede o no continuar la respuesta de estrés.

Una interacción particular entre estos dos elementos, que se da entre las características propias de cada estímulo exterior y los recursos disponibles del individuo para dar respuesta al estímulo. La valoración que hace el individuo de la situación estresora es lo que define la reacción, independientemente de las características objetivas de dicha situación.

Situaciones Estresantes de Origen Externo

Los acontecimientos vitales, catastróficos, incontrolables e impredecibles, como muerte de un ser querido, separación, enfermedad o accidente, despido, ruina económica, etc., son el tipo de situaciones estresantes de origen externo al propio individuo y la respuesta no depende de la interpretación o valoración subjetiva que pueda hacer el sujeto de las mismas. Son situaciones extraordinarias y traumáticas, o sucesos vitales importantes, que producen cambios fundamentales en la vida de una persona. Ejemplo: Estrés Post Traumático: vaguada, pérdida de la vivienda, del empleo o negocio, situaciones de catástrofes naturales, entre otras.

Tipos de Estrés

El EUSTRÉS es el estrés positivo, la persona emite una respuesta a una situación exigente que le permite auto valorarse.

Este tipo de estrés proporciona motivación y energía para enfrentar los obstáculos que podrían dañar la felicidad y autoestima y por tanto el desempeño.

El DISTRES es el estrés negativo, en el que la excitación es mantenida cuando no es necesaria, exista o no una amenaza real. 

En general  es causado porque nos adelantamos en el tiempo y suponemos consecuencias no adecuadas a nuestras acciones. 

Agentes Estresores

Las causas del estrés y sus efectos adoptan diferentes formas, pues los estresores pueden ser de índole individual, grupal y organizacional.

  • Los estresores individuales o personales se definen como aquellos pensamientos -cogniciones- que generan estrés. Es decir, que una situación externa o interna es interpretada y se le atribuye una cualidad que provoca una reacción de estrés.
  • Los estresores grupales se presentan cuando hay interacciones inadecuadas entre los integrantes de un grupo. Ejemplo de esto es el “acoso escolar o laboral”, que en muchas ocasiones es causa crónica de estrés.
  • Los estresores laborales se revisarán en el módulo relacionado a estrés laboral.

Causas de estrés.

Como es evidente, los agentes estresores pueden ser de cualquier naturaleza, es decir que el estrés puede ser provocado por cualquier causa:

  • Situaciones realmente catastróficas (como las antes descritas)
  • Contaminación por sonido.
  • Tráfico.
  • “Falta de tiempo”
  • Presión en el trabajo.
  • Entre otros.

La interacción entre el estresor y el sujeto es particular y dependerá de las experiencias previas del individuo. De esta forma los pensamientos y emociones generados por la interacción estímulo estresor – sujeto pueden ser adecuadas o inadecuadas, es decir que hay diferentes tipos de respuestas ante el estrés.

¿Cómo escogemos la respuesta?

De acuerdo al juicio que se haga de la situación se describen tres tipos de respuestas:

  • Respuesta de activación.
  • Respuesta de lucha o de huida. 
  • Respuesta de estrés (distrés)

La respuesta que damos a los estímulos es un proceso o secuencia de etapas, el cual comienza cuando el individuo recibe un conjunto de exigencias impuestas por el medio, y a las cuales el individuo debe adaptarse para dar una respuesta adecuada y rápida, usando todos los recursos disponibles a su disposición.

Dependiendo de las capacidades y experiencia de la persona, los estímulos pueden ser adecuados o estresantes. En este último caso, el individuo realiza un gran esfuerzo para lograr la respuesta, lo que implica una reacción que puede ser adecuada o de estrés.

Te invitamos a ver el siguiente video, el cual veremos El Estrés Explicado por Walt Disney. Enciende tus parlantes o conecta tus audífonos.

Fases de Reacción al Estrés.

Como el estrés es un proceso, se describen tres fases sucesivas:

  • Fase de Alarma: Comienza cuando se detecta la presencia de un agente estresor.
  • Fase de Resistencia: Se produce cuando el sujeto enfrenta y trata de resolver la situación que produce el estrés.
  • Fase de Agotamiento: Se produce cuando el sujeto no logra resolver la situación de estrés. En general provoca disminución en la capacidad de respuesta y en el organismo.

Síntomas de Estrés

  1. A nivel cognitivo-subjetivo:
  • preocupación,
  • ansiedad,
  • temor, inseguridad,
  • dificultad para la toma de decisiones,
  • pensamientos devaluadores,
  • pensamientos catastróficos,
  • pensamientos negativos sobre nuestras interacciones laborales,
  • temor a mostrar las deficiencias o debilidades profesionales,
  • ansiedad de mostrar nuestras dificultades,
  • temor a la pérdida del control,
  • dificultades para pensar, estudiar, o concentrarse, etc.
  1. A nivel fisiológico:
  • sudoración,
  • tensión muscular,
  • trastornos cardio vasculares: taquicardia, arritmias, hipertensión,
  • sequedad de boca, dificultades para tragar,
  • acides, dolor de estómago, ulceras gastrointestinales,
  • otras molestias gástricas: dispepsia, flatulencia, diarreas,
  • enfermedad del colon: colitis, respuesta de colon irritable,
  • dificultades respiratorias: bronco espasmo, bronquitis, asma,
  • temblor en los miembros superiores,
  • dolores de cabeza,
  • contracturas musculares de cuello, espalda, etc.,
  • mareo, nauseas,
  • vértigo de Menier,
  • molestias en el estómago,
  • enfermedades autoinmunes, etc.
  1. A nivel motor u observable:
  • evitación de: reuniones, conferencias y situaciones de riesgo,
  • consumo de drogas legales: sedantes (tranquilizantes) e hipnóticos,
  • fumar, comer o consumir alcohol en exceso,
  • intranquilidad motora que se evidencia como movimientos repetitivos en las piernas, tics rascarse, tocarse, etc.,
  • interrumpir las actividades para ir de un lado para otro sin una finalidad concreta,
  • tartamudear, no contestar,
  • tristeza, llanto, inmovilidad depresiva,
  • ansiedad con signos de miedo, quedarse paralizado, etc.
× ¿Necesitas ayuda?